lunes, 20 de agosto de 2012

Las otras caras del parque Isabel la Católica.

Como ya comenté en una entrada anterior sobre este parque gijonés, la posibilidad de observar especies silvestres es bastante alta, sobre todo cuando se trata de aves migratorias o invernantes, además de los paseriformes (pájaros) y pitos reales allí presentes.
Sin embargo, el verano no es una buena época para ver a estas aves, periodo en el que he ido varias veces. Ya sabemos, durante esta estación muchas de ellas se encuentran criando en el norte de Europa y los pájaros permanecen ocultos entre las hojas de los árboles...
Pero de todas formas, se dejaron ver la garceta común, la garza real, las omniprentes gaviotas,  la focha con sus crías al igual que la gallineta, el ánade real, el porrón europeo, el pito real, y por último, una "flecha azulada" que posiblemente fuera de un martín pescador (siempre quedará la duda).

Garza real
Garceta común.
Porrón europeo o común.
Ánade real macho en eclipse.
Gaviotas reidoras.
Gaviota patiamarilla.
Gallineta.


En fin, habrá que esperar unos meses. Ojalá vuelva aquel famoso morito, aunque yo me conformaré en próximas visitas con ver a la gaviota de Delaware y los pajarillos ahora ocultos.

Por ello, el grueso de esta entrada, en forma de fotografías, se lo dedico a aquellas aves, generalmente exóticas que se han ido introduciendo poco a poco en nuestro país, salvo contadas veces. Estas aves, son fáciles de encontrar en el las lagunas o en los terrenos adyacentes, aunque en ocasiones resulta más complicado si se encuentran en la isla.

Muchas ya son muy conocidas por el público general, como es el caso del cisne vulgar y el cisne negro. El primero, procedente de otros puntos de Europa, no se encuentra o mejor dicho, no se encontraba de forma natural en nuestro país. El segundo es originario prácticamente de las antípodas (Australia), pero su presencia en los parques europeos es tradicional, pudiéndose observar en muchos de ellos, e incluso llegan a criar como se puede observar en la fotografía.

Cisne vulgar.
Cisne negro.
Cisne negro.

Otra de las aves más reconocidas por la gente es uno de intenso colorido y larga cola, el pavo real.

Pavo real.

Pero mejor continuar con las ánatidas, que queramos que no, forman el grueso de la población faunística del parque. Los más llamativos por su colorido y la forma que le dan sus plumas son los patos mandarines. Personalmente he observado tres, una pareja albina y un macho con el plumaje normal. En cualquier caso, son aves preciosas, aunque de las más tímidas que se pueden observar en este parque.

Macho de pato mandarín.
Macho de pato mandarín (albino).

Para terminar la parte de las aves más reconocibles por el público, el ánsar común y su primo, el ganso doméstico. Forman un numeroso bando, junto al ganso cisne, que se deja notar en cualquier momento del día, sobre todo cuando algún niño (y no tan niño) lleva alguna bolsa con comida. Por suerte, los que se conservan en estado natural no son tan ruidosos ni tan confiados.

Ánsar común.
Ganso doméstico.

De las seis barnaclas presentes en el mundo, se supone que este parque cuenta con cuatro de las especies, aunque yo sólo he visto a tres: la barnacla cariblanca, la barnacla canadiense y la barnacla cuellinegra. Ninguna de estas procede de España, aunque las dos primeras, junto a la barnacla carinegra, son visitantes invernales bastante frecuentes.

Barnacla canadiense.
Barnacla cariblanca.

Una especie que sí se encuentra en España, pero en el sur, es el tarro canelo, lo cual me hace pensar que el que se encuentra en el parque es un ave doméstica. No por ello deja de ser un ser precioso, al igual que el tarro del paraíso, posiblemente el animal que más me guste de este parque. Éste último procede de Nueva Zelanda, siendo la ánatida endémica más frecuente de este país.

Tarro canelo.
Tarro del Paraíso (hembra).

 Dos especies que pueden resultar muy similares son la cerceta de Baikal y el silbón de Chile (también conocido como silbón overo o pato real). Pero en realidad, tras un examen más riguroso, las similitudes son más bien pocas, y su lugar de procedencia es totalmente diferente. Mientras el primero es siberiano, el segundo es sudamericano.

Cerceta de Baikal.
Silbón de Chile.

Para terminar la presentación de patos, el retrato de diferentes ansares o gansos:

Ánsar indio.
Ganso del Nilo.
Ganso del Orinoco.
Ganso del Cabo Barren.
Ánsar emperador.
Pato criollo.

Y aunque la entrada ha sido bastante extensa, de las anátidas que allí viven, aún me quedan unas cuantas por fotografía como el ánsar cisne y el ánsar nival. Además, esta población se ve incrementada con las especies que invernan allí, como el cuchara común.

Para finalizar, un reptil que es fácil de ver allí y en otros lugares de España. También se trata de un animal introducido al ser una mascota que luego se tiende a abandonar, la tortuga de Florida (Trachemys scripta scripta). Sin embargo, esta especie no es muy apreciada debido a que resulta dañina para el medio ambiente autóctono.
 

                        




6 comentarios:

  1. Con razón decías que me iba a gustar la entrada, qué pillín. Veo fotos que creo que no me habías enseñado, y nunca he visto hasta ahora un pato mandarín blanco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no te había enseñado ninguna de estas fotos con anterioridad. Creo que es un pato mandarín blanco, pero si alguien sabe que se trata de otra especie en realidad, admitiré mi equivocación.

      Eliminar
  2. Como te lo curras! Me encanta cómo has enfocado la entrada sobre el parque en los primeros planos de las aves :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.

      Mi idea inicial era hacer fotografías de la cara de las aves, a ser posible de lateral. Pero las aves más pequeñas, las más alejadas y las más activas no me permitían conseguir este objetivo, y menos con el tiempo disponible.

      Eliminar
  3. Gran entrada con grandes fotos, te ha quedado muy bien!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar